ENTREVISTA - ASÍ ES EL EQUIPO DE PLANO A PLANO

"HAY ALGO MUY ATRACTIVO PARA EL ESPECTADOR EXTRANJERO QUE ES CONOCER LA COSTA DEL SOL, UN LUGAR QUE ES ATRAYENTE PARA ÉL, QUE ES CONOCIDO, AL QUE LE GUSTARÍA IR DE VACACIONES…"

"LA COSTA DEL SOL ES EN SÍ UNA MARCA Y NOS RETROALIMENTAMOS CON ELLA. NOS NUTRIMOS DE ESA MARCA Y, DE IGUAL MANERA, CONTRIBUIMOS CON NUESTRO GRANITO DE ARENA A HACERLA MÁS ATRACTIVA"

"EN EL THRILLER, EL ESPACIO SE CONVIERTE EN UN PERSONAJE EN TANTO EN CUANTO CASI MODIFICA LA FORMA DE ACTUAR DE LOS OTROS PERSONAJES. LA FORMA DE VIVIR EN UN LUGAR HACE QUE EL RECORRIDO SEA UNO U OTRO"

Madrid, 22 de abril de 2021 

Los coordinadores de guion y productores ejecutivos de la segunda temporada de ‘Toy Boy’ nos explican qué importancia tiene un enclave como la Costa del Sol en el desarrollo de las tramas y el diseño de personajes.

P: ¿Qué importancia tienen la ciudad de Málaga y la Costa del Sol en las tramas de ‘Toy Boy’?

PABLO ROA: Enorme, es un lugar de placer y de enormes contrastes que nos permite contar la historia mejor que en otro lugar. En la Costa del Sol encontramos grandes contrastes entre su población: los que viven de una forma humilde y tratando de abrirse paso y la gente que está en este lugar de forma permanente o turistas, pero que pertenecen a ese uno por ciento que viene a disfrutar del paraíso. Es la denominada ‘jet set’, algo que podría en un primer lugar centralizarse sobre todo en Marbella, pero que no sólo. Si queremos reflejar ese perfil de personas, esa ‘jet set’, la gente que rige los destinos del resto… en España hay pocos lugares que no sean la Costa del Sol que puedan representarlo.

P: Además de esos dos tipos de sociedad, ¿qué más contrastes veremos en la segunda temporada en lo que a localizaciones se refiere?

FERNANDO SANCRISTÓBAL:  La luz de la serie, la noche y el día. En la noche pueden pasar todo tipo de cosas y da lugar a que las tramas se retuerzan y los conflictos se agudicen y extremen. Sin embargo, el día es lo contrario: es la calma que llega después de la tempestad. Es cierto que se pueden dar situaciones más oscuras, pero el día ayuda a frenar los excesos de la noche. En la serie, asistimos a una noche de discotecas, de desenfreno, muy marcada, muy noctámbula, muy de crimen que se cobija en la noche. Casi todos los grandes crímenes que han ocurrido en la serie suceden de noche. En cambio, el día es limpio, es mar, es sano. Nos sirve el contraste entre el vicio (que es algo muy presente en esta serie) y lo luminoso, lo jovial y lo sano del mar y de la costa.

P.R.: De hecho, los personajes de Toy Boy podrían dividirse entre los que son más diurnos y luminosos, a pesar de que su trabajo discurra en la noche, como es el caso de Hugo Beltrán, y aquellos que son aves nocturnas, por ejemplo, Rania o El Turco, ambas nuevas incorporaciones en esta temporada.

P: En la primera temporada veíamos mucho contraste entre Macarena y Benigna, las dos poderosas mujeres de la serie, que al final son el contraste entre la Andalucía más clásica y la más cosmopolita.

F.S. Sí, nosotros jugábamos mucho a ese contraste en la primera temporada, pero ahora tenemos otros conflictos. En el último capítulo, Macarena se quedó en una situación, tanto económica como emocional, más frágil de la que había tenido nunca y, ahora, en los nuevos episodios, queremos contar su necesidad de volver a hacerse valer, su necesidad de recuperar su posición, de volver a conquistar su trono y su necesidad de hacer cosas que nunca contempló hacer: bajar del pedestal y asociarse con gente con la que jamás se habría asociado y tener que luchar por conquistar como si fuera una primera vez, por hacerse fuerte.

P: ‘Toy Boy’ vs Málaga supone una alternativa al ‘nordic noir’ de los países del norte de Europa…

P.R.: Sí. Este es un tipo de thriller más de neón, más de glamour, menos frío, más acelerado también, más sexy, juguetón y lúdico. Puramente entretenido y más fiestero… Nada tiene que ver con el ‘nordic noir’, es más… tiene algunas connotaciones hasta de Bigas Luna si me apuras, es inequívocamente español y asociado a valores españoles, profundamente pasional, menos oscuro en sus motivaciones y menos cerebral.

 P: ‘Toy Boy’ tuvo un gran éxito internacional en su primera temporada. ¿Os planteáis la serie como un escaparate de la Costa del Sol?

F.S.: Más allá de la trama y los personajes, hay algo muy atractivo para el espectador extranjero que es conocer un lugar que es atrayente para él, que es conocido, al que les gustaría ir de vacaciones…. La Costa del Sol es, en sí, una marca y nos retroalimentamos con ella. Nos nutrimos de esa marca de la Costa del Sol y, de igual manera, contribuimos con nuestro granito de arena a hacerla más atractiva.

P.R.: Los espectadores disfrutan porque o han venido de vacaciones o es un destino con el que sueñan ir y eso es un aliciente más para ver la serie, poder empaparse del lugar. La Costa del Sol representa una forma de vida y casi todo el mundo tiene una idea preconcebida de lo que es. Nosotros, en la serie, en muchos casos rompemos esa idea, la ampliamos o contamos otra Costa del Sol que no está en el imaginario. Y bueno, más allá de la ‘jet set’ marbellí y de Puerto Banús, Málaga en sí misma es un icono de la buena vida, es un lugar profundamente aspiracional. La gente sueña con retirarse aquí, y no solo los españoles.

P: ¿Por qué creéis que el thriller y el género policiaco está tan vinculados al lugar en el que se desarrollan (‘Miami Vice’, ‘Canción triste de Hill Street’, la distintas franquicias de CSI, etc.)?

F.S.: Es cierto, el thriller es muy local y te permite conocer el enclave, ya que, al final, una investigación policial te mueve por todos los ambientes y necesita un escenario concreto. El thriller permite mucho la exploración más que otro género, te lleva por lugares, por entornos… es una especie de trabajo de campo, conocimiento enciclopédico del sitio.

P.R.: En el thriller, el espacio se convierte en personaje en tanto en cuanto casi modifica la forma de actuar de los otros personajes. La forma de vivir en un lugar te hace que el recorrido sea uno u otro. En la Costa del Sol se da por esos contrastes de los que hablábamos, hace que una investigación empiece en lo más bajo de la sociedad y acabe abriendo una puerta que muy pocos pueden abrir.

F.S.: Yo, por ejemplo, estuve en la serie ‘Mar de Plástico’ y, tanto en ella como en esta, destaca la importancia de hacer un trabajo de investigación previo. A ver… hay crímenes que no se pueden cometer en todos los sitios,  igual que hay sospechosos que no encuentras en todos los lugares. Hay que conocer el lugar, su idiosincrasia, las jerarquías sociales, etc.

P: ¿Cómo está siendo rodar en la zona?

P.R: Nos encontramos muchas facilidades. Se nos está haciendo cómodo trabajar, encontramos la posibilidad de contar las cosas tal y como las hemos escrito y nunca ocurre que no podamos contar algo, se nos han dado muchas facilidades. El equipo está feliz viviendo aquí, es muy agradable venir a vivir aquí.

P: ¿Y el COVID? ¿Cómo está siendo rodar en estas circunstancias?

F.S.: Pues desgraciadamente para todo el mundo trae inconvenientes. En el caso de un rodaje, muchísimos problemas de logística, pero, por otro lado, a nosotros nos está permitiendo “estar” en temporada baja en plena primavera. Nos está permitiendo entrar en sitios en los que sería difícil entrar en otras épocas.